Skip to main content
#
 
El Proceso del Perdón Ho´oponopono 
>Click Aquí<, para el Libro Completo de la Limpieza y el Perdón HO´OPONOPONO.
.
Introducción a la Limpieza HO´OPONOPONO
 
Con este tema me he propuesto descubrir ante ti, algunos aspectos del arte curativo llamado ho’oponopono, para que puedas realizar satisfactoriamente tu trabajo de luz.

Comienzo por complementar la idea que tienes de ho’oponopono, que como ya sabes  significa corregir un error, deshacer la causa de un problema o convertir el error en  perfección.

Ahora bien ¿Sabías que existen dos palabras que son sinónimos de ho’oponopono? Puedo apostar que sí. Esas palabras son: “amor” y “milagro”. Es “amor”, porque su enseñanza consiste en mostrarte una forma sencilla de quererte, de aceptarte, de aprobarte y en síntesis, su enseñanza es un tratamiento permanente de amor.

Es un milagro porque puede corregir un error que sólo se encuentra en una ILUSIÓN DE NUESTRA MENTE SUBCONSCIENTE. El significado de la palabra “milagro” es ese mismo: corregir un error de la mente. Entonces después de que comprendes estos significados es fácil inferir lo siguiente:

1. Ho’oponopono es un milagro
2. El milagro es amor
3. Ho’oponopono es amor

Conclusión: ho’oponopono es amor.

Por si no lo sabes, estas tres oraciones forman algo llamado SILOGISMO, que es un proceso lógico que se adapta perfectamente al significado de ho’oponopono.

Por lo tanto ahora que sabes que ho’oponopono y amor son una misma cuestión que se escribe de manera diferente, puedo ampliar todos sus significados por medio de algunos puntos importantes:
 
1. Ho’oponopono (El amor) es unidad. Por lo tanto no es sectario, al ser una energía que se encuentra dentro y fuera del ser humano, le pertenece a todos los seres de este mundo que puedan descubrirla, ya que no han llegado a ella por casualidad, sino por causalidad que es algo distinto.
 
El ser humano utiliza esta energía para eliminar los errores de la mente, que son las mismas percepciones erróneas de los sentidos.
 
Ho’oponopono (El amor) no es una secta, por lo tanto sus practicantes son libres de expresarse  y de amarse por medio de su intención; de modo que no existe una forma equivocada de amarse, no existe una forma incorrecta o inadecuada de practicar esta  doctrina.
 
El amor es amor y se siente o no se siente, así de sencillo. Si te has preguntado cómo
amarte, cómo aprobarte o cómo aceptarte, la respuesta es simple: Sólo puedes intentar decírtelo, así que mírate al espejo y dile a esa persona que parece estar del otro lado que la amas sin que tenga que ser “buena” para merecerlo.
 
Después nota la diferencia, observa cómo te sientes al protegerte tú mism@. Creo que cuando amas aceptas, apruebas, comprendes, liberas sin intentar condicionarte.

Esto es lo que siempre tendrás en cuenta para cada paso que des. Y por cada vez que te ames beneficiarás a toda la creación porque al final de cuentas el amor eres tú, el amor es unidad.
 
2. Ho’oponopono (El amor) es flexible. Por lo tanto no es excluyente, ya que está presente en todo lo que existe, tú estás hecha(o) de su misma esencia. Con esto quiero pedirte por favor que no te limites y que permitas que tu corazón te guíe hacia lo que necesitas para curar tu cuerpo, para sanar una relación que duele, para sentirte más libre económicamente.

Expande tus posibilidades y presta atención: Si por ejemplo, padeces los síntomas de la migraña y llevas determinada cantidad de días amándote, apoyándote y eliminando recuerdos innecesarios por medio del amor, es posible que un letrero en la calle te guíe hacia otra fase en tu conocimiento; es probable que ese letrero te impulse a tomar clases de qi gong por ejemplo o también puedes encontrarte con una amiga que conoce un lugar maravilloso donde relajar tu cuerpo; es posible que un libro se caiga “accidentalmente” desde lo alto de tu biblioteca, que te levantes por la mañana con deseos locos de aprender esgrima, yoga o boxeo y también es posible que te conectes a internet y encuentres un sitio que te sugiere diversas técnicas curativas que puedes aprender desde casa.
 
Con esto no quiero decir que te vuelvas loc@ buscando alternativas. Sólo quiero invitarte a que en la calma de tu mente, escuches a tu corazón y sigas la ruta que te va marcando, no tienes nada que perder y a cambio ganarás experiencia, conocimiento, sabiduría.

Si piensas con lógica, podrás darte cuenta de que es apenas natural que te encuentres iluminada(o) y que seas guiada(o). Al borrar memorias eres inspirada(o) por la Inteligencia Divina y la inspiración va a llevarte hacia lo que tú necesitas para integrar esos síntomas o ese dolor que estás padeciendo. Recuerda que el amor es flexible y que el mensaje que precisa tu conciencia puede encontrarse en la etiqueta de un caramelo, en la basura del exterior de tu casa, en las hojas de un árbol, en una revista vieja, en un mendigo, en un número, en una canción, en una hormiga. Todos los seres y objetos que conforman la creación tienen el mismo objetivo de tu mente y por eso contribuyen con tu búsqueda de paz; es por eso que todos ellos están ahí para ti.

No tendrás posibilidad de equivocarte, tu corazón va a saltar cuando haya encontrado lo que buscaba. El amor es flexible porque no tiene miedo de que puedas navegar en diferentes océanos, ya que sabe que todo lo que existe lo contiene. Es flexible porque no puede ser alterado, simplemente es.

3. Ho’oponopono (El amor) es multidimensional. Por lo tanto no se limita a las tres dimensiones que predominaban en las eras pasadas de la humanidad. Actualmente es más fácil digerir la comunicación con seres no físicos, es más sencillo comprender que el tiempo es relativo y es posible asimilar que nuestros sueños son un viaje hacia otros espacios.

Esto nos permite encontrar la enseñanza y al maestro en muchos lugares, en muchos seres humanos o en muchos sitios virtuales de la red internet, es precisamente esta cualidad del amor la que nos permite sanar aquí y en esos otros espacios donde nos movemos.
 
Por supuesto que es fabuloso contar con la presencia de un sabio maestro de esta dimensión, pero si por alguna razón no has podido asistir a un curso o seminario de ho’oponopono con algún maestro, deseo que por favor recuerdes que el amor es flexible y multidimensional, por lo que el conocimiento yace dormido en ti y sólo necesitas de tu voluntad para despertarlo.

¿Qué podría impedirle a un Maestro de Luz, el comunicarse contigo mientras duermes? Nada! ¿Cuántas veces has sido instruid@ en tus sueños? ¿Lo sabes?

Recuerda que en tu conciencia hay un depósito de memorias universales llamado subconsciente (una parte de la auto identidad ho’oponopono), el cual almacena todo lo que ha sucedido y si lo analizamos cuánticamente, también almacena lo que está por suceder.
 
Si lo que deseas es adquirir el conocimiento suficiente para convertirte en alguien que puede enseñar al amor como arte, considero que tu actividad básica es y será amarte. Esto será tu guía.
 
Y si resulta que lo que enseñas no encaja con lo que enseñan otras personas, continúa amándote y ámate más porque entonces habrás dado a luz a otro método de curación con el cual podrás hacer maravillas.

Así funciona la vida desde hace milenios: de la mayéutica de Sócrates nació la dialéctica de Platón para posteriormente darle vida a la lógica de Aristóteles.

Un practicante del amor comparte más no compite y si llega a sentir el impulso de competir se ama por ello. La competencia es inútil, ya que jamás podrás atraer aquellos clientes o alumnos que no tengan memorias por compartir contigo; a tu vida llegarán aquellas personas que necesiten de ti, exclusivamente de ti y harán lo que sea necesario para encontrarte. Es así como el ser humano va evolucionando y las ideas frescas van tomando forma en un universo cambiante, evolutivo y elegante. Es así como descubres que tú también eres multidimensional.

Desde hace algunos años un artículo escrito por el doctor Joe Vitale comenzó a circular por la web; muchos cibernautas quedamos fascinados con el universo de posibilidades que se abría ante nuestros ojos al poner en práctica una técnica hawaiana que no requería de mucho esfuerzo para encontrar prosperidad.
 
En el artículo que menciono, el doctor Vitale entrevista a un psicólogo hawaiano llamado IHALEAKALA HEW LEN, quien con suma sencillez le explicó por medio de su experiencia en un hospital psiquiátrico, que en realidad no existe un mundo afuera, no hay nada afuera que no se encuentre ya en el ser interior de cada persona y que por esta razón para sanar el espíritu era necesario sentir el amor y VIVIRLO INTENSAMENTE en cada acto cotidiano.
 
Esta concepción del amor y del sentido de responsabilidad que necesita el ser humano
para superar sus límites, son el fundamento de la técnica llamada ho’oponopono que el doctor Len daba a conocer al mundo través del texto de Joe Vitale.

Muchos de nosotros aún habitamos la tercera dimensión con la rutina que hemos establecido para cumplir con las reglas que la sociedad exige: estudio, trabajo, alimentación, manifestación de diversos sentimientos, el ir y venir por la vida esperando que un milagro proceda de una fuente externa a nosotros para sentirnos mejor con lo que consideramos una vida difícil.
 
Salir de esta dimensión y permitir que nuestra conciencia aprenda a manejar el tiempo para llegar a manifestar el pensamiento en la realidad física es el paso que estamos dando al practicar ho’oponopono, para lo cual sólo necesitamos de la intención de sanar nuestr@ niñ@ interior, relaciones, espacios y memorias por medio de la Divinidad que es parte de nuestro ser.

Cada pensamiento que llega a ti, significa el mecanismo del cual se vale tu mente para recrear el mundo ilusorio de los problemas, por lo tanto cada uno de tus pensamientos es una memoria que hay que limpiar o borrar por medio de la pronunciación de palabras que activan cristales de amor en tu interior; esto hace que la práctica de ho’oponopono sea algo permanente, no es sólo por una época, ni por un periodo determinado o por la ocasión donde haya alguna necesidad, debe ser algo que se dice constantemente para que el niño o niña interior aprenda a hacerlo de forma automática. Tu intención de querer sanar tu espíritu es ya un motivo suficiente para que pronuncies desde tu corazón las siguientes palabras:
 
        Lo siento
                             Perdóname
                                                        Te amo
                                                                              Gracias
    Site Powered By
        QuickBizBuilder Site Manager
        Online web site design